sábado, 16 de abril de 2011

No pises de mí, lo que me pueda llegar a desarmar

 




Pisame todo lo de mí, 
que no se desarme.
Pero no pises, 
mi fragilidad.
No me la rompas.

Pisame solo, 
las cosas de mí,
que quiero aplastar, 
ayudame a romperlas, 
dame una mano.

Estoy haciendo, 
poesía, con mi vida
A veces, 
no me salen los versos.


Llename de cosas, 
no me desbordes más, 
que ya tengo, 
revalsado el alma.

Tengo un silencio, 
inconciliable,
silbandome al oído, 
y quiero tapar la vida, 
con mis dedos.

Tengo ya casi, 
la vida molida
¿Me prestás, 
un poco, 
de tu alma?

A veces no puedo, 
explicar, 
todo lo que respiro, 
y todo lo que me ahoga.


Y me siguen,
insoportables
huellas profundas
del pasado, 
Me desviaron, 
No se borran más.

No dejan, 
de seguir mis pasos, 
me caminan el dolor, 
me marcaron.

Ayudame,
Sola no puedo más
¿que tal si pisamos fuerte,
y aplastamos el pasado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario