miércoles, 20 de abril de 2011

Vivir suavemente




A veces hay,
un agujero existencial
perforando la vida,
que llevo de la mano.
A veces,
la suelto,
y cae.
Ya no hay nada más,
que se pueda romper.


Tengo, casi
una necesidad infinita
de proteger lo que soy.


Si amanecí,
es porque dolió oscurecer.


Tengo,
La necesidad
de envolverme 

de una manera rara,
entre la sequedad,
 y la vida oculta,
endormecida.


Tengo,
una necesidad inmunda,
de desvanecerme,
fuera de todo.
Hasta esparcir,
cada pedazo
de mi ser.


Hay algo,
que va mas allá de mí,
me está sujetando.
Que no me suelte nada,
no se enseñarme a caminar,
quebradamente.


Hay, 
circunstancias,
vacías,
y partes, 
marchitadas
de verdades,
hirientes,
crujientes, 
ciegas,
insólitas.
Todavía no las sé.


Hay algunas cosas,
que están en el aire,
y pueden andar.
Otras no, 
otras se caen.


Nosotros, 
los humanos 
a veces, 
no sabemos 
vivir suavemente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario