domingo, 12 de junio de 2011

El gato negro



Ya no hay mas bordes
rodeando el alma
Està todo desarmado,
Casi sacando el ser
de uno mismo.

Los dias se rompen
facilmente,
estàn tan fragilmente
pálidos

Las noches hablan
silenciosamente
con los propios
latidos rotos.

Estamos atravesados
Colgandonos del aire
volando por el suelo.
Està muy lejos,
para saltar.

Algo resuena en mí.
Es el ruido de la vida
que se trabó,
como un timbre viejo
queriendo abrir una puerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario