miércoles, 23 de noviembre de 2011

Cáscaras en el camino




Yo escucho y escribo, escucho y escribo.. y sigo escuchando, escribiendo, disfrutando silenciosamente, y al mismo tiempo triturando todo mi alma como si fuese algo que quiere estar molido del todo. Otra cosa no me sale. Es así hoy, quizás mañana todo sea diferente.
Hay cáscaras del sufrimiento, eso somos todos. Somos cáscaras, que vamos queriendo desprendernos de muchas cosas todo el tiempo. Nos sostenemos como cáscaras. Pero ante una sacudida, la cáscara se suelta y ¿que se ve? El hueso, o.. la piel, o .. la escencia. El carozo del ser.
Y ahí nos damos cuenta de que estamos ante un encuentro,
Un encuentro roto, no roto porque es fallido, sino porque el encuentro nos muerde, nos quiebra, nos rompe. Nos divide más de lo que estamos por estructura.
¿Que queda?
Agarrar esas partes rotas y construir. Ingeniarnosla. Hacer arte.
Crear una escultura nueva con todo eso que, de no ser valorado, se podría tirar a la basura.
Es inevitable no encontrarnos con la escencia rota.
Hagamos algo.
Armémosla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario