domingo, 13 de noviembre de 2011

Las cosas se quedan quietas




Gira la vida, como una calesita. 

Cuando uno se queda sentado, todo el día en el mismo lugar. Algo te marca.
Realmente no veo plomo a mi alrededor, pero no puedo dejar de detener todos los movimientos que giran en esta vida. Lo estático está girando demasiado fuerte. Lo que yo me pregunto es ¿Si duele tanto estar sentado en un mismo lugar, porque no hacemos de una vez por todas un giro, un movimiento, aunque sea una "sacudida"?
Es que a veces el plomo está dentro de uno. Y duele dejar un hueco en el lugar de siempre. Es como ver el pasado vacío. A decir verdad todo el pasado está vacío.
Solemos desvanecernos sin darnos cuenta.
¿Acaso no estamos yendo directamente hacia donde estuvimos toda la eternidad?
No pretendas que cambie tu alrededor si seguis girando sobre un mismo lugar.
Los juegos  pueden cambiar.
Podes ganar una y mil veces la sortija.
Pero sino te bajas del mismo giro, no podrás disfrutar de todo aquello que está danzando sin parar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario