sábado, 5 de noviembre de 2011

Sueño débil




El sueño en el cual aquello grande se disuelve, (explotando a secas).
Lo más débil logra escalar. Aunque con un llanto de por medio.
Otros se aíslan, escondiéndose.

¿Y yo? Realmente no se donde estaba.

Eramos pura vida.
Eramos sanos. Enteros. O al menos eso creíamos ser.
Mirábamos al mundo de una manera descontracturada.
Solíamos reírnos de aquello que no implicaba un abrazo,
Eran solo palabras rotas. Pero de repente todo puede cambiar en un segundo, cuando las palabras rotas están bien armadas, algo te hace desaparecer. Y sentís como te quema la vida. Como te muerde la muerte. Como atrapan a lo más nítido de tu ser.
Eramos todo. Pero los segundos hacen magia, magia negra, y pueden venir a cubrir todo lo que eramos. Hasta disolverlo como granos de arena queriendo escaparse al mar.
El pensamiento no dura para siempre, que pena inmunda. Se debería poder seguir pensando hasta la eternidad. Total, nadie puede arrebatarnos todo lo esfímero que nos podemos llegar a imaginar cada día. Es una jaula entre  uno mismo, y uno mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario