lunes, 26 de diciembre de 2011

Abrigo humano






Despega ese silencio del suelo,
Para liberar todas las palabras,
Que bajo tus piés
Están siendo pisadas
Por la oscuridad.
(La extraña sensación
de caminar con silencio en los zapatos,
todos los días)

Rompe esos espejos,
Que reflejan nada,
Que no te reflejan.
Más mala suerte,
Es cortarse la vida,
Con un reflejo vacío.


No encierres tu vida,
Por miedo al frío.
No la cubras con un manto,
No le quites los latidos.

Que si el frío avanza,
Los abrazos sobran,
Y esa calidez
Puede volverse abrigo.

1 comentario:

  1. Desprenderse de los autoerotismosabrigosos! A veces el invierno es duro!

    ResponderEliminar