viernes, 9 de diciembre de 2011

Guirnaldas




En un segundo se te puede ir de las manos toda la existencia.
Cuando la guirnalda deja de ser  un adorno,  para transformarse en un simple papel.




Siempre hay guirnaldas,
Devorando al mundo,
Decorando la vida,
Colgadas en todos lados,
De esquina a esquina,
Llenando lugares,
Dándole colores
A toda la existencia.


Tapando esas paredes,
Desgastadas,
Con charcos de vida
Ahogada,
Queriendo nadar.

Siempre habrá guirnaldas,
Para esconder agujeros,
Adornar el presente mordido,
Hacer transparente toda esa humedad,
Que está intentando ser,
Siempre un poco más.


Lo que pasa es que bajo todo eso,
Hay un gran dolor,
Queriendo arrancarse de raíz.
Las guirnaldas podrán decorar,
De una manera escandalosa la existencia,
Pero tras ellas,
Está todo a flor de piel,
Queriendo desprenderse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario