sábado, 28 de enero de 2012

Curando


No me muevas el alma de lugar,
Deja que el viento,
Haga bailar todas mis heridas,
Hasta dejarlas sanas.

Y que se desenvuelva el otoño,
En un día nublado,
Por más que las hojas,
No se animen a caer,

Que la vida puede moverse sola,
Aún si no hay nada para hacer.
Y el viento puede sacudir,
Todos los pasos del dolor,

Y el día se esconde atras del tiempo,
Aún cuando la soledad,
Está aprendiendo a caminar,
Entre los pasos ardientes,
De la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario